El Gobierno da por finalizadas las obras para la puesta en marcha de la desaladora de Fonsalía, en el sur de Tenerife

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias ha dado por terminadas de manera definitiva las obras para la puesta en marcha de la Estación Desaladora de Agua de Mar (EDAM) de Fonsalía, en el sur de Tenerife, una instalación que ha estado en funcionamiento en modo de pruebas mientras se instalaban y probaban los tres bastidores que la empresa se ha visto obligada a sustituir. Desde finales del mes de junio esta instalación estaba funcionando de manera provisional para poder aportar al sector agrario de la zona un total de 2.000 metros cúbicos diarios de agua.

El titular del citado departamento autonómico, Narvay Quintero, ha manifestado que «tal y como anunciamos el presidente del Gobierno, Fernando Clavijo, y yo mismo el pasado mes de junio antes de final de año se han finalizado las obras que mejorarán la capacidad de abastecimiento de la población de la zona costera de Guía de Isora y Santiago del Teide, lo que hará posible destinar más recursos de agua para el sector primario de esta parte de Tenerife».

«Las necesidades de abastecer a la población», ha añadido Quintero, «han determinado hasta ahora el destino del agua obtenida por otros métodos, pero al inyectar en el régimen de abastecimiento el agua de la desaladora aumentarán los recursos hídricos para el sector primario».

La depuradora tiene una capacidad para generar 14.000 metros cúbicos diarios de agua, en una primera fase, que se puede ampliar hasta los 21.000 y 40.000 metros cúbicos en sucesivas ampliaciones y da cobertura a alrededor de 70.000 habitantes de la antedicha zona del sur de Tenerife.

Las obras, ha informado el director general de Aguas del Gobierno de Canarias, Juan Ramón Felipe, han supuesto una inversión de 16 millones de euros dentro del convenio de Obras Hidraúlicas entre el Estado y Canarias (financiada con fondos europeos FEDER y el Ministerio de Agricultura, y los resultados de las pruebas «nos indican que el agua resultante es de excelente calidad, con baja conductividad lo que ha permitido su uso por parte del sector agrario». El Gobierno espera que en breves fechas se pueda formalizar la entrega al Consejo Insular de Aguas, encargado de su gestión posterior.

El proceso de desalación incluye ocho pozos-sondeos para la captación de agua de mar a 62 metros de profundidad, equipados con bombas de 450 m3/h cada una, además de un pretratamiento con tres filtros de arena y tres filtros de cartucho, con su correspondiente dosificación de reactivos químicos.

A ello se suma el proceso de desalación propiamente dicho con tres líneas gemelas para 4.667 m3/día cada una, con tres bastidores con 336 membranas cada uno, cuatro bombas booster para 330 m3/h., 15 recuperadores de energía (cámaras isobáricas) y el correspondiente equipamiento auxiliar para el lavado químico y desplazamiento del interior de las membranas.

Completan la instalación un depósito de agua osmotizada y otro de agua producto, y un emisario submarino de evacuación de salmuera. El agua se traslada al depósito de cabecera, con 10.000 m3 de capacidad y a 167 metros de cota, mediante tres bombas que impulsan 390 metros cúbicos cada hora.

Uso de cookies y protección de datos

Este sitio web utiliza cookies; al continuar navegando, da su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies y nuestra política de privacidad, pinche en los enlaces para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies